Empresas


empresas cascara almendra 2

Las necesidades medioambientales han convertido a la biomasa en una magnífica opción energética para la vivienda e industria. Quizá ya no uses leña en la chimenea. ¡Puede que ni tengas chimenea! Pero sí puedes usar otros tipos de biomasa en otro tipo de instalaciones modernas y eficientes.

Pellets, astillas, serrín, cáscara de almendra o piña… Son algunas de las muchas alternativas para calentar, climatizar y alimentar la actividad de tu empresa. Nos alejamos del gasoil o propano, con esta opción natural, ecológica, sostenible y tremendamente útil.

En Biomasi te damos a conocer las ventajas que supone para una empresa:

Beneficios para el negocio

  • Bajo coste. La biomasa es más barata que los combustibles fósiles.
  • Te ayuda a respetar la ley. Bajas tus emisiones de CO2 y eso favorece tu posición frente a la competencia y ante la legislación medioambiental.
  • Es versátil. Sirve para la calefacción, pero también para calderas industriales, hornos panaderos, pizzerías, etc.

Beneficios medioambientales y sociales

  • Conviertes un residuo en un recurso. Por ejemplo, con la cáscara de los frutos secos, reciclas un material de desecho que te puede dar un servicio útil. Disminuimos los residuos y la contaminación.
  • El balance de emisiones de CO2 es neutro. Cuando quemas cáscara de almendra entera, por ejemplo, estás emitiendo la misma cantidad de CO2 que la planta absorbió en la producción del fruto. El ciclo se cierra.
  • La combustión de la biomasa, como en el caso de la cáscara de almendra triturada, apenas emite cenizas al aire ni compuestos de azufre, a diferencia de los combustibles fósiles. De esta manera, luchas contra la contaminación atmosférica y lluvia ácida.
  • Favoreces el desarrollo del medio rural, que puede sacar más partido de su producto. Por ejemplo, al sector olivarero, cuando adquieres hueso de aceituna; o de la almendra, cuando compras alguna de las variedades de cáscara, como la cáscara de almendra.

Para más información para tu negoció contactamos aquí